Retiro de Escombros

¿Cómo hacer una buena mezcla para hormigón?

El hormigón es una mezcla parecida al cemento que se utiliza para hacer tareas de construcción, a diferencia del cemento esta lleva cemento, arena, agua y grava. En algunos casos se añaden aditivos para mejorar sus características dependiendo del uso que se le vaya a dar a la mezcla.

Para hacer una buena mezcla de hormigón primero debes saber en qué tipo de obra lo vas a utilizar, ya que la grava puede ser fina o gruesa, si utilizas la fina el hormigón te servirá para suelos de hormigón pulido, pero si lo que quieres es rellenar alguna base o viga de carga, necesitas una grava un poco más gruesa.

El hormigón es un material de gran consistencia, tiene un costo bajo comparado con otros materiales y una gran capacidad para adaptarse a la superficie donde se vaya a aplicar, este lo puedes hacer de forma manual si es poca la cantidad que vas a utilizar, si es mucha existen maquinas que te ayudaran durante el proceso.

La hormigonera, es una maquina ayudante para hacer hormigón y en donde se irán incorporando los componentes dentro de la misma. Primero la grava, después la mitad de agua, el cemento, la arena y finalmente el resto de agua lentamente. Se mezcla durante unos dos o tres minutos y estará listo para ser utilizado.

Hacer el hormigón no tiene más dificultad que hacer una masa de cemento, ya que solo tendremos que añadir un ingrediente más: la grava. Sin embargo, si tenemos que tener en cuenta las proporciones.

Si en la masa utilizábamos una medida de agua por cada una de cemento y tres de arena, en esta ocasión tenemos que tener en cuenta que la grava no va a absorber nada de agua y por lo tanto mantendremos las proporciones de la masa.  Eso sí, tanto si la hacemos a mano como en una pequeña hormigonera, echaremos el agua en pequeñas proporciones para no pasarnos.

Es importante destacar que las proporciones de cada componente influyen en la manejabilidad de la mezcla, así como en su durabilidad y resistencia final. Si, por ejemplo, añadimos más agua, la mezcla se podrá trabajar mejor, pero disminuiría la resistencia del hormigón.

La clave en el hormigón estará en el uso que le vayamos a dar, ya que no es lo mismo tapar un agujero que rellenar un encofrado. Recuerda, una vez terminada la tarea, limpiar bien la cubeta y la paleta utilizada antes de que se seque para que no fragüe en las herramientas y luego no sea más difícil limpiar las herramientas.

Otros tipos de hormigón

La mezcla como indicamos anteriormente se realizara dependiendo de su uso, ya que no solo se utiliza para tapar huecos o hacer pisos, también existen otros tipos de formas en la que este material de la construcción puede emplearse.

Cuando al hormigón se le incorporan en su interior elementos metálicos como barras de acero, al resultado se le denomina hormigón armado. Esta técnica es muy utilizada en edificación, especialmente para la construcción de pilares y vigas de las estructuras, ya que el acero le confiere mucha resistencia a tracción.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *